Una aportación desde las hebras de paz de vida

Paz de vida

Al amigo le mataron

Mi abuelo que en paz descanse, tenía un grupo de amigos. Uno de ellos era un cura que siempre estaba buscado para matarlo. Los amigos de mi abuelo cada semana le escondían en una casa diferente. Un día entraron en casa de unos de ellos, en búsqueda del cura. Al amigo le mataron cuando entraron en su casa en búsqueda del cura, pero estaba en casa de mi abuelo. Al día siguiente entraron en casa de mi abuelo y encontraron por desgracia al cura. Iban a matarlos a los dos pero el cura les dijo que ese hombre no se merecía morir. Al pobre cura le fusilaron y a mi abuelo le dejaron vivir. Después de 50 años mi abuelo seguía arrepentido poder salvar a su amigo y sobre todo a su hermano cura.

Cristian Martínez

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *