Una aportación desde las hebras de paz de vida

Memoria y procomún

Una reflexión

Este articulo es una opinión personal acerca de este episodio de la historia reciente de España.

Corría la mitad del año 1.936 cuando estalló la guerra civil, como consecuencia del golpe de estado fallido contra la Segunda República. Fue una época de incertidumbre política con demasiados cambios de poder en un corto espacio de tiempo. Probablemente todos estos cambios y la inestabilidad social hicieron que comenzase la revuelta.

Unos de los mayores problemas fue la división de España en dos grandes bandos con ideas totalmente opuestas. Por un lado estaban los nacionales y por otro los republicanos. De esta manera algunas ciudades y pueblos pertenecían al bando nacional y otras pertenecían al bando republicano. Los habitantes de las ciudades podían o no coincidir con las ideas del bando que les había tocado y además en muchísimos casos las familias habían quedado divididas. Una consecuencia de esto era que en el frente tenias que luchar, muchas veces sin ninguna convicción, contra otros familiares que por suerte o por desgracia estaban en el bando opuesto. Además, aprovechando la coyuntura de la guerra, salían a la luz antiguas rencillas entre familias y en muchos casos se producían robos de bienes como terrenos, casas etc. entre vecinos de una misma ciudad.

Podéis haceros una idea de la situación tan ridícula, padres luchando contra hijos y hermanos, robos entre vecinos y un país destrozado por los propios Españoles.

La duró tres años, dándose por finalizada el 1 de Abril de 1.939.

Debemos reflexionar ante este episodio y si cualquier guerra es absurda, más lo es en el caso de una guerra entre hermanos y compatriotas.

Hecho por: Daniel Delgado y Andrés Giraldo.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *