Una aportación desde las hebras de paz de vida

Paz de vida

Se suicidaría antes de soportar otra vez lo mismo

Encarna era una modista que vivía en Madrid. Su marido era taxista. Este matrimonio dio cobijo en su casa a un par de monjas. Parece que alguien los delató. Nadie sabe qué fue de las religiosas pues Encarna nunca pudo hablar de lo que les sucedió como tampoco de las vejaciones y torturas que ella sufrió. Tan sólo aseguró que, de verse en las mismas circunstancias, se suicidaría antes de soportar otra vez lo mismo.

Isabel Luque

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *