Una aportación desde las hebras de paz de vida

Paz de vida

A pesar de sus ideologías, se ayudaron

Esta historia me la contó mi tía abuela, hija de los protagonistas de la historia, mis bisabuelos maternos por parte de mi abuelo. Mis bisabuelos, de pensamiento más conservador vivían en Aragón, en concreto en San Esteban de la Litera, un pequeño pueblo del norte de Huesca, próximo a Lérida, donde las ideas que dominaba eran republicanas. En primer lugar los republicanos tomaron la casa de los padres de mi bisabuela, para establecer su sede o comité republicano de la zona. Además de eso, todos los ciudadanos aragoneses tenían que depositar sus bienes en las colectividades aragonesas, y el que se negaba era apuntado en la lista, si figurabas en esa lista eras perseguido, y estabas sentenciado a muerte. Mi bisabuelo fue uno de esos casos, los pocos bienes que poseía se negaba a cederlos a las colectividades, por lo que fue apuntado en aquella lista, aunque no perseguido, hasta el momento. Había un pastor anarquista, Vicente, que cuidaba del ganado de la casa, muy amigo de la familia, ya que mi bisabuela siempre le había ayudado en épocas de hambruna a él y su familia. Tras estar un tiempo en aquella lista, mi bisabuelo seguía negándose a introducir sus bienes en las colectividades aragonesas, pero aquella noche, Vicente el pastor anarquista apareció por la casa y avisó a mi bisabuela, le dijo que aquella noche iban a venir a buscar a mi bisabuelo y matarlo, así que les recomendó que introdujesen todo en las colectividades, mis bisabuelo así lo hicieron, y huyeron a la torre (su granja) que estaba a varios kilómetros del pueblo. Así Vicente, un pastor de pensamiento completamente contrariado al de mis bisabuelos, les avisó y así mi bisabuelo sobrevivió. A pesar de sus ideologías, se ayudaron gracias al pasado y por ayudar al pastor anteriormente.

Daniel Moutouss Rufas 4ºC

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *